Publicado: 11-12-2015 09:00 | Actualizado: 11-12-2015 09:00

Por: Andy Livise y Aramís Castro*

El economista José Luna Gálvez encabeza la lista de los congresistas reelectos en los últimos quince años en Perú. Hoy es el hombre más poderoso del partido Solidaridad Nacional, después de su fundador Luis Castañeda Lossio, alcalde de Lima. En estas elecciones, Luna postula por quinta vez apelando a su imagen de “empresario emergente” que cobra apenas un sol como parlamentario. Pero Luna Gálvez no dice toda la verdad: en medio del incremento del número de sus casas y vehículos, existe una propiedad hasta hoy desconocida que adquirió mientras era congresista. Al mismo tiempo tenía cargos y poderes en su consorcio educativo Telesup, que contrató junto con tres de sus hermanos con entidades del Estado. Aquí la historia.

En la cuadra 6 de la avenida Próceres de la Independencia en el distrito más poblado de Lima, San Juan de Lurigancho, una casa color ladrillo de cinco pisos es el origen de los negocios, vínculos y secretos de los personajes principales de esta historia. Las áreas más amplias del primer piso de 156 metros cuadrados están en venta. Un piso más arriba funciona el call center de la Universidad Privada Telesup, donde entran y salen cada día jóvenes veinteañeros. En el tercer nivel, opera la compañía de sistemas de vigilancia y seguridad Romaní Soluciones. Los dueños de estos negocios repartidos en cada piso son José Luna Gálvez, el congresista secretario general y principal financista de Solidaridad Nacional, y sus familiares, quienes convirtieron esta casa en su primer centro de operaciones para hacer crecer en familia el consorcio educativo, Telesup.

“Aquí alquilábamos bicicletas, y con ese capital hicimos un ‘colegito’ en el segundo piso, con el que realmente empezó el gran negocio del consorcio”, contaba orgulloso Luna ante las cámaras de televisión, en diciembre de 2010, desde los interiores de la casa color ladrillo.

Hoy la Universidad Telesup SAC tiene catorce sedes y hasta un local en Miami, Estados Unidos. Según la consultora Perú Top Publications SAC, los ingresos de la universidad, que es una de las seis empresas del consorcio, aumentaron en cinco años: de 9 millones 104 mil 656 soles en 2009 pasaron a 39 millones 772 mil soles en 2013 .

Luna Gálvez ha declarado ser un “empresario emergente” que no necesita de la política para hacer fortuna. Y que por eso, prefiere cobrar un sol desde que empezó su carrera en el Congreso en 2000 para donar su sueldo mensual de 15 mil soles a hospitales, asilos, niños ajedrecistas genios y familias pobres. Ahora, en plena campaña electoral, su nombre aparece en las calles de Lima con el logo de Solidaridad Nacional, partido fundado por el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. Mientras que en las redes sociales se ha pronunciado en contra de las AFP y propone el aumento del sueldo mínimo. Habla de números pero no de las cifras de su patrimonio.

Hasta la primera quincena de noviembre, las pintas de José Luna no precisaban si postulaba a la Presidencia o al Congreso. Hace un par de semanas, se añadió el número “1”. | Foto: Grecia Taica

Convoca revisó las declaraciones juradas de bienes e ingresos que presentó José Luna Gálvez al Parlamento y a la Contraloría General de la República, las contrastó con la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp), visitó las propiedades y accedió a diversas fuentes que nos permitieron encontrar una historia desconocida hasta hoy: Luna Gálvez compró una propiedad que adquirió cuando era congresista pero que no aparece en sus declaraciones juradas. En pleno ejercicio parlamentario, obtuvo cargos y poderes en empresas de su consorcio Telesup que contrataron con entidades estatales desde que Luna ingresó a la política. Además, tres de sus hermanos (Juan, César y Alfonso Mario Luna Gálvez) también brindaron servicios para el Estado, en algunos casos, sin respetar la ley.

Patrimonio en ascenso

Desde que en 2001, la ley obliga a los funcionarios públicos a declarar sus bienes e ingresos, Luna Gálvez solo ha presentado declaraciones juradas al inicio de su gestión parlamentaria en 2006 y 2011 al Congreso, y a la Contraloría solo en 2011, 2012 y 2013. Estas instituciones aún no informan si Luna Gálvez reportó su patrimonio en 2014.

En las declaraciones juradas detalladas que el parlamentario presentó a la Contraloría en 2011, 2012 y 2013, y a las que accedió Convoca, aparecen cinco viviendas. De dos propiedades adquiridas antes de que iniciara su carrera en el Congreso, pasó a tener cinco, y de tres vehículos llegó a seis. Este incremento le demandó una inversión de un millón 819 mil 63 soles (548 mil 240 dólares), según Sunarp y el tipo de cambio del año en que se compró cada inmueble. El legislador invirtió tres veces más de los 513 mil 424 soles (159 mil 700 dólares) que le costaron sus dos primeras casas. Mientras que la universidad Telesup adquirió hasta 13 propiedades con pagos en efectivos y créditos por un valor de 27 millones 989 mil soles (9 millones 929 mil dólares). La mayoría de propiedades de Telesup ya fueron pagadas.

Luna Gálvez adquirió sus viviendas y vehículos más costosos después de convertirse en parlamentario. En noviembre de 2001 compró una propiedad por un valor de 894 mil soles (255 mil dólares, según el tipo de cambio de ese año) en el distrito de San Isidro. La compra se hizo luego de que ese mismo año, el hoy encarcelado Vladimiro Montesinos, ex asesor de Alberto Fujimori, declarara a la justicia que pagó una coima a Luna Gálvez y a otros legisladores, a cambio de que votaran a favor de los proyectos de ley de la bancada fujimorista o integraran las filas de este grupo parlamentario.

La acusación de Montesinos —respaldada inicialmente por su exsecretaria Matilde Pinchi Pinchi—provocó que Luna Gálvez fuera suspendido en su cargo y sea investigado por la justicia. A pesar de su situación legal fue reelegido en 2006 y recién en julio de 2009 se le levantó la suspensión al ser absuelto por el Poder Judicial, en medio de contradicciones de los testigos.

Al volver al pleno del Congreso, Luna continuó asegurando que su sueldo lo donaba a causas benéficas, mientras sus bienes crecían. En julio de 2011, el legislador compró su vehículo más caro: un auto negro Nissan por 222 mil soles (80 mil 800 dólares), según Sunarp.

En sus declaraciones juradas ante la Contraloría figura este auto, pero no la casa color ladrillo de San Juan de Lurigancho que el congresista reportó como su domicilio en su hoja de vida ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) cuando postuló al Parlamento en 2011. En el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) aún aparece como su vivienda. Pero Luna Gálvez no vive ahí, según comprobó Convoca en diversas visitas al lugar.

Quien figura en registros públicos como dueña es Paula Patrocinia Gálvez Bellido, la madre del congresista, quien falleció en febrero de 2014. Entonces, ¿cuál es la verdadera casa de Luna?

Casa oculta

En agosto de 2010, José Luna Gálvez compró un inmueble de 176 metros cuadrados en la urbanización Los Rosales, en el distrito Santiago de Surco, por 163 mil dólares. Y a los cinco meses, en plena campaña electoral de 2011, vendió la casa a la administradora de empresas, Martha Elena Yoctun Ramírez, quien solo pagó 13 mil dólares al contado sin presentar ante el notario “medio de pago”, como consta en la minuta de compra-venta. El resto quedó hipotecado a nombre del parlamentario con la promesa de pagos mensuales de mil 500 dólares sin fechas programadas.

Yoctun no es ninguna desconocida para Luna Gálvez. Desde los 25 años de edad fue fundadora y gerente de tres empresas del consorcio Telesup y los únicos estudios superiores que registra fueron realizados en la universidad de la familia Luna.

Coincidentemente, dos días antes que Luna Gálvez adquiriera el inmueble en agosto de 2010, Yoctun compró la vivienda contigua por 90 mil dólares a la misma propietaria: Elizabeth Marroquin Postigo, militante del PPC. Convoca comprobó que ambas viviendas de fachada blanca, funcionan como una sola casa, y según los vecinos y el vigilante de la cuadra, ahí viven Martha Yoctun y el congresista José Luna Gálvez.

La casa blanca no aparece en las declaraciones juradas.

Contratos en familia

A pesar que hasta hoy Luna asegura cobrar un sol, en sus declaraciones juradas reporta un ingreso mensual del sector público de 15 mil 600 soles, y un incremento de sus ingresos mensuales en el sector privado: de 41 mil soles en 2006 a 240 mil soles en 2012.

Entrevista

Entrevista a Juan Luna Gálvez sobre sus contratos y amistades en la Municipalidad de Independencia.

De acuerdo con el reglamento del Congreso, Luna debe ser congresista a tiempo completo. ¿Cómo hace entonces para obtener ingresos del sector privado? Convoca construyó un registro de datos de las empresas vinculadas a Luna y sus familiares y encontró que cinco de las seis compañías del consorcio Telesup, así como tres hermanos del parlamentario contrataron en total con 47 entidades del Estado, entre 1999 y 2015, por un monto de 396 mil 253 soles, según el registro de proveedores del Ministerio de Economía y Finanzas. Ninguna de estas empresas brindó servicios al Estado antes de que José Luna llegara a la política.

Telesup está conformado por seis empresas: la universidad Telesup, los institutos Telesup E.I.R.L, Intur Perú, Instituto de Investigación Socioeconómico Latinoamericano (ISEL), Instituto Socio Economi y Sociedad Nacional de Telemática Ciencia y Tecnología. El primogénito del parlamentario, José Luis Luna Morales, se hizo cargo por primera vez de la gerencia de Intur cuando apenas tenía 18 años. La madre de sus hijos, Lourdes Morales, y tres de sus hermanos también figuran en diversos cargos y como miembros fundadores en las fichas registrales de estas compañías.

Desde 1999 hasta julio de 2005, Luna Gálvez se mantuvo como gerente de Telesup E.I.R.L. al mismo tiempo que fue regidor por el Partido Aprista Peruano y luego congresista por Solidaridad Nacional. En ese periodo, esta empresa contrataba con entidades estatales a pesar de que el artículo 19 del reglamento del Congreso señala que es “incompatible” la función parlamentaria con “la condición de gerente, apoderado, representante, mandatario, abogado, accionista mayoritario o miembro del directorio de empresas que tienen contratos de obras, de suministro o de aprovisionamiento con el Estado”.

En sus ingresos mensuales en el sector privado hay un aumento de S/. 41 mil en 2006 a S/. 240 mil en 2012. Si es legislador a tiempo completo, ¿cómo lo hace?

Telesup EIRL dio servicios a 15 entidades distintas de nueve regiones del país por el monto de 30 mil 936 soles, entre 2001 y 2008. Luna recién dejó la gerencia de su empresa en 2005 y volvió a ocupar el cargo entre febrero de 2007 y julio de 2009.

Aunque fue suspendido en el Congreso hasta mediados de 2009, él estaba obligado a cumplir con el reglamento del Poder Legislativo.

El especialista de Participación Ciudadana del Congreso, Carlos Castañeda, explicó a Convoca que la condición de “suspendido” no implica que se le retire el cargo, y por lo tanto, el reglamento se continúa aplicando. La Mesa Directiva de 2002 precisó que José Luna continuaba “ostentando la condición de congresista”.

Luna Gálvez también fue gerente de Sociedad Nacional de Telemática Ciencia y Tecnología SAC, entre agosto de 2005 y julio de 2009. Cuando se reintegra al Congreso deja la gerencia de esta sociedad. Sin embargo, la empresa le entregó en febrero 2012, en pleno ejercicio parlamentario, el poder de suscribir contratos de compra y venta hasta una fecha indefinida. Dos años después, la compañía retoma la firma de nuevos contratos con entidades estatales.

En 2012, también obtuvo poderes para suscribir contratos hasta una fecha indefinida en nombre de la Universidad Privada Telesup SAC, que contrató con el Estado entre 2008 y 2015 por más de 40 mil soles. Según registros públicos, Luna también fue miembro del directorio entre 2008 y 2009.

De acuerdo con las leyes de contrataciones del Estado, la madre, la conviviente, los hijos, los hermanos y los familiares hasta cuarto grado de consanguineidad de los funcionarios públicos están impedidos de contratar con el Estado. El Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE) explicó a Convoca que estos impedimentos se aplican a las contrataciones mayores a tres Unidades Impositivas Tributarias (UIT). Entre los contratos de los hermanos de Luna Gálvez, hubo al menos uno que superó este monto. Este medio solicitó reiteradas veces una entrevista con el legislador, pero en su despacho informaron que no declararía para este reportaje.

Órdenes de servicios

Juan Luna tiene 51 años, es el hermano menor del parlamentario y el que más contrató con el Estado por un monto de 96 mil 840 soles. Ha sido miembro fundador de Telesup y militante de Solidaridad Nacional hasta abril de este año. La mayoría de sus contratos fue con la municipalidad de Independencia, precisamente cuando asume la alcaldía Evans Sifuentes, quien también formó parte del mismo partido hasta marzo último.

A pesar de que la Ley de Contrataciones del Estado le impide firmar contratos mayores a las 3 UIT (11 mil 550 en 2015) por ser hermano de un funcionario público, Juan Luna Gálvez facturó 38 mil soles con la Municipalidad de Independencia. Según OSCE, fue una adjudicación de menor cuantía relacionada a la documentación de los procesos del municipio.

Juan Luna Gálvez, quien contrató con la Municipalidad de Independencia, perteneció a Solidaridad Nacional, partido del que también fue parte el alcalde de dicha comuna, Evans Sifuentes. | Foto: Facebook 'Pepe Luna'.

Juan también firmó este año otras seis órdenes con esta misma institución por “consultorías” de capacitaciones, por la implementación y luego el monitoreo de un mismo software de flujo de trámites, según los documentos obtenidos a través de la Ley de Transparencia. Cada pago no superaba las 3 UIT, pero al juntarlos excedían el monto permitido por la ley, que también prohíbe “fraccionar la contratación de bienes, de servicios y la ejecución de obras con el objeto de evitar el tipo de selección” correspondiente.

Convoca solicitó una entrevista a Juan Luna. Él accedió a darla al día siguiente en la Municipalidad de Independencia pero no llegó a la hora acordada porque, según explicó luego por teléfono, prefirió ir a OSCE a ver su caso. El hermano del congresista Luna Gálvez se jactó de que lo “llamaron (del municipio) para preguntarle” si debían entregarnos o no los recibos de sus servicios.

César Luna Gálvez, también militante de Solidaridad Nacional, es el segundo hermano con el monto más alto cobrado al Estado: 88 mil 400 soles por diversos servicios brindados a las municipalidades de Carabayllo y Villa María del Triunfo. Aquí también se repitió el mismo patrón.

La prosperidad de la familia Luna Gálvez también se dio al mismo tiempo de las deudas del consorcio Telesup con el Estado. Hasta el 30 de noviembre de este año, cuatro de sus empresas (Telesup EIRL, ISEL, Intur y el Instituto Socio Economi) figuraban con deuda coactiva de cerca de medio millón de soles en Sunat, la mayor parte por incumplimiento de aportes a Essalud y a la Oficina de Normalización Previsional (ONP) en beneficio de sus trabajadores.

Sin embargo, hoy José Luna Gálvez, en su quinto intento por llegar al Congreso, ha emprendido una campaña en redes sociales contra lo que él llama los “abusos” del sistema privado de pensiones, bajo el eslogan de que “La plata es de la gente”. En sus post y tuits, Luna olvidó sus otras cuentas.

396

mil soles en contratos con el Estado del consorcio Telesup y tres hermanos de Luna Gálvez entre 1999 y 2015.

27

millones 989 mil soles adquirió la universidad Telesup en propiedades desde que Luna ingresó al Congreso.

Edición: Milagros Salazar. Investigación y análisis de datos: Andy Livise y Aramís Castro. Colaboración: Wendy Vega y Gabriela Flores. Fotografías: Grecia Taica y Roy Zumarán. Infografías interactivas: Eric Canchuricra y Stefany Aquise.

Comentarios