El contralor se mantiene firme en que el jefe y personal de la Oficina de Control Institucional del Congreso deben ser designados por la entidad a su cargo, que analiza las compras efectuadas por la gestión del titular del Legislativo, Luis Galarreta.

El contralor Nelson Shack considera que la situación de que la entidad a su cargo no pueda designar al jefe y personal del Órgano de Control Institucional (OCI) del Congreso, perjudica la celeridad y eficacia con la que podría actuar el referido ente fiscalizador, sobre todo en un contexto en el que se ha destapado más de un proceso de compra con visos de irregularidad durante la gestión del parlamentario fujimorista Luis Galarreta, al frente de la mesa directiva del Legislativo.

"Nuestra reacción hubiese sido más rápida porque, efectivamente, no se tendría que desplegar un equipo de la Contraloría hacia el Congreso; hubiera sido mejor que nuestra gente se encuentre en el lugar", afirmó el contralor Shack en diálogo con Convoca.pe

"Es bien difícil que el órgano de control haga bien su trabajo si es que depende del controlado", refirió el economista en alusión a que el Parlamento designa a su propio jefe de OCI desde hace más de 20 años. Cabe anotar que una norma ratificó esta situación en marzo último, cuando el gobierno de Martín Vizcarra promulgó la llamada Ley de Fortalecimiento de la Contraloría con cambios planteados por la bancada fujimorista.

 

CONTRA
Una comisión de la Contraloría investiga las cuestionadas compras en el Congreso del periodo del fujimorista Luis Galarreta como titular del Parlamento.

 

"(Sin embargo), eso no implica que no podamos hacer nuestro trabajo, pero significa que hacerlo será más complejo porque no hay nadie de mi sector en el Congreso, no va a estar ninguna persona pagada por la Contraloría; sino que dada la normatividad vigente, es la mesa directiva del Legislativo la que designa a su jefe de la OCI, y los trabajadores de dicha oficina son trabajadores del Congreso", advirtió.

No obstante, añadió: “Me mantengo firme en mi propuesta original: el jefe del OCI del Congreso y su personal tienen que ser de la Contraloría”.

De otro lado, Nelson Shack saludó la iniciativa de la Procuraduría Anticorrupción, dirigida por Amado Enco, que solicitó por escrito a Galarreta toda la documentación que enmarca diversos procesos de adquisición y las nuevas contrataciones de personal en el Congreso, en las que un alto porcentaje de dicha cifra la compone un grupo de aportantes de la última campaña electoral fujimorista, que además no cumplen los requisitos establecidos por la ley. (Ver: "Procurador Anticorrupción evalúa caso de compra de computadoras en el Congreso")

 

CONTRA-CONV
El contralor Nelson Shack conversó con periodistas de Convoca.pe. Foto: Marta Portocarrero

 

Si bien anunció la creación de una comisión que investigará las recientes denuncias periodísticas sobre el uso de recursos del Parlamento, cuyos resultados se conocerán en última semana de junio, Shack informó a este medio digital que realizará un análisis completo sobre los periodos 2016 y 2017, durante el segundo semestre del año en curso.

El miércoles último, en el pleno del Legislativo se rechazó la admisión de la moción de censura contra Luis Galarreta, impulsada por la bancada de Nuevo Perú y otros grupos políticos, medida que fue planteada debido a la exclusión de la Contraloría del nombramiento de agentes fiscalizadores que reporten directamente a esta entidad, dejando esta tarea al propio Parlamento, además por la  suspensión temporal del Estatuto del Servicio Parlamentario, entre otras razones.

 

GALARRETA
El Congreso de mayoría fujimorista hizo cambios a norma para seguir nombrando al personal de OCI en el Legislativo. Foto: Difusión

 

"Es evidente que el presidente del Congreso ha incurrido en ejercicio abusivo de su cargo al realizar nombramientos de personal nulos, beneficiando indebidamente a personas vinculadas a su partido y al realizar una serie de compras presuntamente irregulares e innecesarias que han dañado la imagen del Parlamento, al extremo que el contralor ha anunciado que fiscalizará estas adquisiciones", se lee en la moción que finalmente no prosperó por los votos de la mayoría fujimorista y sus aliados de otras bancadas.

(Ver: "Funcionarios del Congreso actuaron como abogados de Fuerza Popular durante allanamiento fiscal")

El martes reciente, diversos colectivos se reunieron en la Plaza San Martín, en el Centro de Lima, para continuar la marcha denominada "Cerremos el Congreso", en respuesta a las últimas adquisiciones y planes de compra de esta institución. Esta es la segunda movilización, la primera se desarrolló el jueves de la semana pasada bajo la misma consigna.