AFIRMAN QUE CONSTRUCTORAS BRASILEÑAS OPERABAN COMO CÁRTEL EN PERÚ

Declaración atribuida a exfuncionario aprista Edwin Luyo sostiene que 30 empresas, incluidas varias peruanas, se "repartían" las buenas pro de licitaciones en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones
Foto: Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

 

Por Convoca.pe
Viernes, 7 de julio de 2017

 

Un cártel de 30 empresas constructoras brasileñas y peruanas se organizó con el objetivo de repartir y adjudicarse obras de infraestructura en el Perú, según la declaración atribuida a Edwin Luyo, exfuncionario del viceministerio de Transportes preso por recibir sobornos de Odebrecht, la cual fue publicada hoy por el diario Folha de Sao Paulo.

El informe periodístico señala que como parte de un acuerdo de colaboración eficaz suscrito con la fiscalía peruana, Luyo afirmó que esa red de compañías estaba conformada por las brasileñas Odebrecht, Andrade Gutierrez, OAS, Camargo Correa y Queiroz Galvao, así como algunas peruanas, entre estas varias con las cuales las primeras integraron consorcios.

Luyo, exmiembro del Comité de Adjudicación de la Línea 1 del Metro de Lima durante el segundo gobierno de Alan García, habría indicado que esta treintena de empresas se reunía de acuerdo a cada proceso de licitación. En la cita que correspondía, cada compañía era representada por una persona. 


Se añade que el exfuncionario mencionó a dos peruanos como parte clave de estas tratativas. Uno era el abogado Rodolfo Prialé, quien habría sido intermediario del referido cártel, y el otro fue Carlos García, entonces funcionario del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Según la versión, Prialé le comunicaba a García el nombre de la empresa que debía obtener la adjudicación del contrato licitado, en cada caso.



Edwin Luyo, exfuncionario del MTC y hoy preso por el caso Lava Jato. Foto: America TV.

Al respecto, fuentes fiscales consultadas por Convoca.pe negaron que Edwin Luyo haya brindado ese testimonio. Por su parte, el abogado de este exfuncionario, Luis de la Cruz, manifestó que desconocía la declaración de su patrocinado.

 

Coincidencias

En el MTC hubo un Carlos García entre setiembre del 2011 y julio del 2014, durante el gobierno de Ollanta Humala. Se trata de Carlos Eugenio García Alcázar, que ocupó el cargo de asesor del despacho del viceministerio de Transportes. 

García Alcázar fue señalado en 2015 por otro aspirante a colaborador eficaz como el “operador” del ex ministro de Transportes Carlos Paredes. El delator, identificado con el número 001-2015, hizo estas declaraciones para la investigación seguida a Nadine Heredia sobre los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña de 2006. 

“Tengo entendido que el operador de este funcionario [Paredes] fue Carlos García Alcázar (...), quien se habría encargado de negociar muchas de las obras que dicho ministerio licitó”, dijo entonces, según un reporte de América Noticias. 

Además, advirtió que el ex asesor había tenido un “incremento injustificado de su patrimonio”, como por ejemplo la propiedad de un stud (caballo pura sangre).

Convoca.pe pudo conocer, además, que García Alcázar y Prialé fueron vecinos y propietarios en el mismo condominio, ubicado en el número 543 de la avenida Circunvalación Golf los Incas. También coincide que tanto Prialé como García vendieron estas propiedades durante este mismo año. El primero lo hizo hace unas semanas, en junio reciente. El segundo lo hizo en abril, es decir menos de dos meses antes.

Asimismo, Rodolfo Prialé registra 11 viajes a Brasil, entre 2008 y 2013, de acuerdo con su reporte de movimientos migratorios a los que accedió este medio. En tanto, Carlos García Alcázar fue a suelo brasileño en cuatro oportunidades, tres de ellas luego de asumir el cargo en setiembre de 2011.

Prialé también aparece ligado a la empresa Caspers Equities, constituida en las Islas Vírgenes Británicas el 26 de abril del 2012, siendo su intermediario el bufete especializado en sociedades offshore Mossack Fonseca. 

Además, fue militante del Partido Aprista Peruano hasta marzo del 2010.

Este medio también intentó recoger las versiones de Rodolfo Prialé y Carlos García Alcázar, pero no fue posible ubicarlos vía telefónica ni en las direcciones consignadas como domicilios fiscales. 

 

Lee la nota en Folha aquí.